Un blanco y dos tintos (d.o. Montsant
y d.o.q. Priorat) representan en estas
ediciones sucesivas y  por este orden:
frescor, intensidad frutal y elegancia floral.